En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Si me río de mi sombra como no lo voy hacer de lo que me asombra

27 de octubre de 2014

Peligros corrí para de amor casi morir


Después de muchos días navegando por mares y océanos, soportando mares embravecidos y océanos enloquecidos, no sin contemplar batallas de barcos piratas llenas de una furia incontrolable, con cierto miedo eso sea la verdad de todos esos peligros me alejaba sin más. 

 Aún desconocido puerto fui a parar, nada más atracar, veo a pescadores marinos y piratas en paro, todos confraternizando y a la libertad con desentonadas voces cantando. Pregunto ¿Qué pasa?

 


Una mujer y un marino el capitán les va a dar las bendiciones, me uno a la fiesta y todo esto escucho con dolor pues no esperaba encontrar a  mi amor en este lugar.   

Al capitán en funciones se presentan dos nuevos aspirantes solicitando ser incluidos en esas grandes y esperanzadoras aventuras y así aprender a ser unos buenos capitanes. 

Y poder ellos planificar otras singladuras donde no les pueda dar el más mínimo vértigo y no tener dudas de los peligros, por conocer los riesgos ya pasados por ventura. 

Tras comprobar los papeles que todos en regla los aspirantes los tienen, él capitán les pregunta ¿Para cuanto tiempo quieren la travesía? No dudan los dos a dúo, no nos han dicho cuánto puede durar, por eso el oficio de capitán lo querremos aprender y por nuestra cuenta poder continuar. 

El capitán en funciones pregunta al resto de la tripulación si existe alguna objeción, no habiendo ninguna impugnación y si manifestaciones de bienvenidas por dicha tripulación testigos e invitados quedan admitidas para su pronta incorporación.
 

Estos aspirantes a capitanes necesitan una buena instrucción para poder considerarse unos buenos navegantes, un disciplinado curso tiene por delante. 

El capitán les hace las oportunas advertencias, los mares son muy apacibles y también portadores de grandes turbulencias, todos estos peligros os lo comunico para que tengáis unas sabias reflexiones, y por mucho trabajo que tengáis el contrato no lo podéis romper, pues inquebrantable la ley de marinería es, y no la podéis burlar, ya que vuestros cuerpos serian pasado por la quilla para dar un gran espectáculo, y sepan que no pueden ante el  trabajo tener ninguna debilidad ,y menos un desliz ni manía. 

Todos los presente a este marino y marina, les desean un venturoso futuro lleno de felicidad,menos yo, un gran lobo de mar, que he navegado y y muchos peligros pasado,
 
 
por encontrar al amor que esquinazo me ha dado. Me convertiré en un depravado lobo de mar y cuando encuentre a ese Cupido seguro que lo pasará muy mal


20 de octubre de 2014

Recordando que marino fuí


Y mis aventuras las puedan también conocer aquellos que me quieran leer y sepan que soy un marino. 

Cuan navegante solitario por mares y océanos no conocidos ese será mi destino,
 
no dándome miedo enfrentarme a esas turbas de piratas por mi aún desconocidas.

 


Es misión que debo de cumplir ya que busco a mi amor, la cual en un gran barco ella se enroló, porque deseaba conocer¡¡¡El mar!!! Quería descubrir esos misteriosos tesoros
 

que los marinos no dejan de relatar, diciéndole que aún no se han encontrado y ella desea encontrar.

to be continued